New York Cheesecake

Sin duda el cheesecake es el rey de las tartas, pero no has probado un auténtico pastel de queso hasta que no pruebas un New York Cheesecake! 

Si quieres disfrutar de verdad esta delicia olvídate de gelatinas, cuajadas y sobretodo olvídate de las receta que viene con el paquete de queso Philadelphia ¡Si no se hornea el nivel de deliciosidad de un cheesecake se reduce infinitamente! Solo al hornearlo se consigue la textura de mousse que lo convierte en uno de los postres más increíbles.

Es muy fácil de preparar pero necesita su tiempo de horneado y reposo, así que dale el tiempo que se merece y a cambio, con lo que cunde, harás feliz a toda tu familia (o a ti mismo muchas muchas veces).

Playlist para tu cocina (Imprescindible para obtener el NYCheesecake definitivo)

http://8tracks.com/piefould/new-york-new-york

Ingredientes
 Para la base:
  • 180 g galletas tipo maría o similar, pero puedes usar cualquier galleta que te guste
  • 60 g mantequilla

    Esas son las cantidades originales , pero si como yo eres un fanático de la galleta más vale poner doble ración así que mi recomendación para todas las recetas con base de galleta es:

  • Paquete y medio de galletas maría doradas
  • Mantequilla suficiente para que cuando cojas un puñado de galleta picada se forme una bola y no se desmenuce, suele rondar los 120 g

    No escatimes en mantequilla pretendiendo sanear el resultado final porque te espera casi 1 kg de Philadelphia y nata, así que olvida el postureo dietético!

Para el relleno:

  • 680 g queso  Philadelphia
  • 230 g azúcar
  • 225 g de nata líquida
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla o 2 de azúcar avainillado
  • 3 huevos

Para decorar:

  • 1 tarro de mermelada de frambuesas o frutos rojos. Mi preferidas: La vieja fábrica o Bonne Maman, se nota mucho la calidad!
  • Opcional: un chorrito de zumo de limón

Elaboración

  1. Precalienta el horno a 180ºC (arriba y abajo)

  2. Busca una fuente, en la que quepa el molde que vas a usar para el cheesecake, puesto que el pastel se hace al baño maría. Relax que no vas a tener que hacer nada complicado. Si no tienes ningún otro molde o fuente una bandeja de horno servirá (una bandeja, NO UNA REJILLA por razones obvias). Coloca el molde dentro de la fuente y rellena (por fuera) la fuente con agua hasta que llegue a la mitad del molde, reserva la fuente con agua a un lado y saca el molde del pastel.

  3. Engrasa bien el molde con un papel untado en aceite, si vas a usar un molde desmoldable y quieres quitarle la base después puedes recortar un trozo de papel vegetal y ponerlo engrasado en el fondo.

  4. Pica las galletas en la batidora o sino mételas en una bolsa de plástico y machácalas con el rodillo. Una vez machacadas derrite la mantequilla en el micro (20 segundos) y mezcla en la batidora o a mano en un bol. Comprueba que la mantequilla está distribuida homogéneamente y en abundancia! Ahora vuelca la masa en el molde y chafa la masa bien para que quede compacta.

  5. Mezcla en la batidora o en un bol con barillas la Philadelphia, la nata, el azúcar y la vainilla. Una vez mezclados incorpora los huevos uno a uno para que queden bien batidos. Vierte la mezcla en el molde.

  6. Envuelve bien el molde con papel de plata para que no le entre agua, sobretodo si es desmoldable! Después sumerge con cuidado el molde en la fuente con agua y métela al horno (sobre una bandeja o rejilla a media altura).

  7. Dependiendo del diámetro del molde puede variar bastante el tiempo de horneado; como mínimo es de 1 hora aunque generalmente suele tardar más. Yo suelo sacar el pastel pasada una hora, lo desenvuelvo y lo vuelvo a meter al horno sobre una rejilla sin la fuente. Si al hacerlo ves que se ha colado agua en el molde no es el fin del mundo, con el segundo horneado se secará. Esta vez lo dejas unos 20 minutos más a la misma temperatura, cuando veas que la parte de arriba se empieza a dorar y al pincharlo salga limpio (puede quedar algún resto ya que es una tarta cremosa) ya puedes apagar el horno y dejar la puerta entornada para que se enfríe lentamente. Si ves que todavía esta crudo no tengas miedo en dejarlo todo el tiempo que necesite!

  8. Cuando el pastel se haya enfriado calienta en un cazo la mermelada (con medio bote suele ser suficiente) para licuarla y si quieres potenciar el sabor añade un chorro de zumo de limón, y un poco de azúcar si lo crees necesario, eso va por gustos. Cuando esté líquida viértela sobre el pastel y déjalo enfriar completamente en la nevera.

  9. Ceba a tus seres queridos y agradéceme eternamente que te haya pasado esta receta!

Receta original: http://food-and-cook.blogs.elle.es/2009/04/27/pastel-de-queso-cheesecake/

Anuncios

4 comentarios en “New York Cheesecake

  1. buenitas:) que molde has usado para que te quepa todo el mejunge? de que diametro? no vaya a ser que despues de preparar l amezcla no me quepa
    gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s